Consejos para diseño de un jardín pequeño

No importa que tan pequeño sea un jardín, en nuestra vida actual, este espacio significa el contacto más cercano con la naturaleza dentro de nuestro entorno inmediato.


Muchas veces juega un papel importante, ya que nos sirve de refugio para aislarnos de las presiones cotidianas, un lugar de relajación para recargar nuestras baterías o bien puede ser el único lugar donde nuestros hijos pueden jugar seguros.


Por eso a la hora de diseñar este espacio, es necesario hacernos dos simples preguntas: ¿Qué tengo? y ¿Qué quiero?


La primera se refiere a los aspectos del jardín: tamaño, forma, ubicación, cantidad de sol, cantidad de sombra etc. La segunda, intenta responder como utilizarlo.


Las respuestas son variadas, pero en realidad se ajustarán a las posibilidades de los gastos que se puedan presentar, a la cantidad de trabajo que se desee realizar, es decir si se elabora un paisaje mas complejo o menos complejo. También si se decide hacer el diseño en una sola etapa o en varias. Lo importante es definir el diseño y sus detalles antes de empezar.


Para tener éxito, este diseño debe adaptarse a las necesidades de todos los que lo van a usar, así que debemos decidir quienes son éstas desde el principio. Por ejemplo, no es lo mismo un jardín para disfrutar sin tener que dedicarle mucho tiempo a un jardín para una familia con hijos y mascotas.


Sean cuales fueran las necesidades, es indispensable hacer una lista con todos los miembros de la familia ya que lo mejor es tener en cuenta todas las demandas en esta etapa y no tener que agregarlas más tarde.


Los gustos y sus preferencias, que tanto tiempo tendrán para cuidar y mantener su jardín o si desean evitarlo, esto es decisivo. Una vez que se tengan estas respuestas se puede comenzar a pensar en el diseño.